De mendigo a millonario, la verdadera historia de Chris Gardner

No cabe duda de que la vida da muchas vueltas y eso lo comprobó Chris Gardner al pasar de indigente a millonario.

Como a muchas personas, a Chris la vida parecía no sonreírle. Solía dormir en baños públicos o en las bancas de los parques. Pero gracias al ¨sueño americano¨ que muchos han tenido, ahora es un empresario multimillonario muy reconocido y su historia ha servido de inspiración a muchos. Su vida cambió de repente, de comer sobras en la calle, ahora cuenta con su propia firma de corredores de bolsa, posee un Ferrari, el auto de los sueños de muchos y por si fuera poco, un guardarropa con más de 250 trajes de diseñador.  
Chris Gardner

Chris, se ha dedicado los últimos años también a dar pláticas de superación personal alrededor del mundo. Con orgullo recuerda su vida pasada en que cargaba lo poco que le pertenecía en una bolsa de plástico y a su pequeño hijo de la mano, pues de no haber tocado el ¨suelo¨ ahorita no estaría en el cielo, asegura Chris, la humildad y empezar desde cero e ir escalando poco a poco es la clave de todo.

La vida de Chris comenzó a ser complicada desde su infancia; su madre estuvo presa en dos ocasiones y él estuvo en distintas casas hogares o con distintas familias, mismas que no supieron nunca darle la calidez de un hogar ni el amor de una familia, incluso sufrió abuso sexual por parte de un desconocido. Cuando vivía con su madre, esta tenía una pareja que maltrataba a ambos, cansado de la misma situación decidió ingresar a la Armada y desempeñó el papel de asistente médico en una clínica naval. Su historia había pasado desapercibida hasta que el programa 20/20, en 2003, dio a conocer una parte de su historia y entonces la editorial Amistad/HarperCollins se interesó en ella, al igual que el libro The pursuit of happyness (La búsqueda de la felicidad).

Al término del servicio, comenzó a trabajar como visitador médico pero su sueldo era tan bajo que apenas sobrevivía. La situación empeoró cuando su novia quedó embarazada, así que tenían que vivir al día con lo poco que lograba ganar. En una ocasión conoció a un hombre muy elegante que no pasaba desapercibido para nadie, mucho menos cuando andaba en un Ferrari. Curioso le preguntó a que se dedicaba, a lo que el hombre aun con todo lo que poseía contestó amablemente que era corredor de bolsa. En ese momento Chris supo que tenía que buscar la oportunidad que cambiara su vida para siempre. Entonces decidió ingresar a una empresa de corredores como aprendiz.


Cuando creyó que por fin su suerte estaba por cambiar, Chris fue apresado por no liquidar las multas que tenía por su carro, por lo que estuvo preso aproximadamente 10 días. Al salir, se llevó la desagradable sorpresa de que su novia se había marchado con todo; sus pertenencias, su hijo y lo poco que tenían en casa. Lo único que le quedaba, era asistir a una entrevista de trabajo que tenía en una empresa, devastado se presentó pero entonces la vida comenzó a cambiarle cuando fue aceptado, el sueldo era bajo, 1.000 dólares al mes pero sabía que podía llegar a más que no fuese sólo aprendiz.
Cuando menos pensó, su novia reapareció con el pequeño argumentando que no podía cuidarlo más, sin importarle que en la pensión en donde ahora vivía Chris, no estaban permitidos los niños, debido a ello Chris y el pequeño quedaron a la deriva sin un techo. Sin embargo, ahora Chris tenía un gran motivo para superarse, no deseaba fallarle a su pequeño y por eso lo que ganaba iba destinado totalmente a él. Él solamente poseía dos trajes con los que se presentaba a trabajar y hubo ocasiones en las que se quedó sin comer por pagar el jardín del pequeño, los pañales y la leche. Después de tener que abandonar la pensión, Chris comenzó a pagar moteles baratos pero pagarlo durante un mes no fue posible así que comenzaron a quedarse en refugios para indigentes, en algunas ocasiones en baños y parques públicos, recibió incluso la ayuda de prostitutas quienes en varias ocasiones al verlo deambulando por las calles con su pequeño hijo, no dudaban en ofrecerle comida e incluso regalarle un billete para la leche del pequeño. Su situación parecía ir en pique hasta que el reverendo Williams, les permitió permanecer unos meses en el refugio de madres indigentes en lo que Gardner salía de esa situación.


Chris Gardner sale al final de la película en busca de la felicidad. 
Después de un año de vivir en la calle y en refugios pero de poner mucho empeño y dedicación a su trabajo, Chris comenzó a ver frutos en él y poco a poco fue escalando y ganando mejor hasta que juntó una buena cantidad de dinero y pudo pagarse un apartamento para él y su pequeño hijo. Con su perseverancia y ganas de superación, después de seis años fundó su propia compañía y despegó hasta los cielos, posicionando perfectamente y muy alto su carrera. No fue fácil olvidarse de lo dura que fue la vida para él desde su infancia, sin embargo, cada amargo trago lo llevaron hasta la cima. El mensaje que nos deja al contar su historia es muy claro: ¨por más difícil que parezca, por más baches que se nos crucen en el camino, nunca debemos de perder de vista nuestro objetivo: ir en busca de la felicidad¨. Esta historia de lucha y superación se vio motivada principalmente por el amor que Gardner le tiene a su hijo, a quien dice siempre ha sido su prioridad.
No cabe duda de que querer es poder y este hombre es un gran ejemplo de lucha, esfuerzo y perseverancia. COMPARTE su inspiradora historia con tus amigos. J

Fuente: Semana


Vía: www.porquenosemeocurrio.com
De mendigo a millonario, la verdadera historia de Chris Gardner De mendigo a millonario, la verdadera historia de Chris Gardner Reviewed by Frikies Bookies on 18:07 Rating: 5

No hay comentarios