Sube al autobús y ve llorar a una niña. Al darse cuenta que es un secuestro decide hacer esto:

No hay nada más terrible que escuchar el llanto de un niño pequeño clamando por su madre. Pero, ¿qué pasa cuando su madre está con ella y el infante sigue gritando ¡quiero a mi mamá!? Eso fue exactamente lo que le pasó a la joven Maca Díaz una tarde de fin de semana en Baquedano en Chile.

Maca subió al transporte público despreocupada, detrás de ella venía una pareja con una pequeña en brazos que parecía estar haciendo la peor rabieta de su vida, pataleaba, lloraba, gritaba y un mar de lágrimas rodaba por sus mejillas.




Ya sentados, ella subió el volumen de sus audífonos para evitar escuchar el llanto pero este no paraba, la seguía escuchando. Se quitó los audífonos y miró a la pareja con la niña, a pesar de haber muchos asientos vacíos estos se habían ido hasta el fondo del autobús y hablaban de manera muy agresiva con la pequeña. De pronto la niña comenzó a decir "¡quiero a mi mamá!"; era obvio que esos dos no eran sus padres y que ni siquiera los conocía.

Maca estaba angustiada, no podía dejar que la niña sufriera y pidiera ayuda a gritos, lloraba por sus padres. Algo le decía que la situación no era normal, decidió hacer caso a su intuición y entró en acción. Tal vez se trataba de un secuestro, pensó que era mejor prevenir que lamentar.

Con disimulo se puso de pie y caminó hacia el chofer y le dijo: "Señor necesito pedirle que por favor detenga la micro, coloque las luces de emergencia y cierre las puertas". Le explicó lo que había visto y por fortuna el hombre accedió a su petición.

Maca llamó a la policía y les explicó lo sucedido, una patrulla estaba a sólo dos minutos de distancia y se dirigía ya en ese instante a dónde ellos se encontraban.

Las personas comenzaron a alterarse dentro del autobús y a preguntar la razón de la demora, el chofer les explicó: "Tranquilos, no pasa nada, en un par de minutos vamos a continuar". El hombre que cargaba a la niña era el más intranquilo, entró en un colapso de desesperación y le comenzó a timbrar sin descanso esperando que las puertas se abrieran, al ver que no lo hacían le dio la niña a la mujer que lo acompañaba y comenzó a patear las puertas para tratar de escapar. La niña comenzó a llorar con más fuerza y a pedir por su madre.



En ese instante Maca se acercó al hombre y le preguntó a dónde se dirigía, "No te metas" fue su respuesta, "Tengo prisa y el transporte no avanza". Pero la joven poniendo su propia vida en riesgo insistió: "¿Y la niña, de dónde la sacaste?"; él respondió que era su sobrina pero cuando Maca preguntó a la niña si era su tío ella grito con todas sus fuerzas, como si fuera su última oportunidad de salvarse: "¡Noooooo!". Fue entonces que Maca, mirando fijamente al hombre y con coraje, le dijo: "¡Te robaste a la niña!".

Apenas un momento después llegó la policía y arrestó a la pareja, ninguno de los dos tenía identificación, se los llevaron. Los oficiales explicaron a Maca que acababan de reportar una niña robada con las mismas características y que ahora la entregarían a su familia.

El chofer continuó su camino cuando una señora se acercó a Maca y le dijo: ¨Fuiste muy valiente, salvaste la vida de esa niña¨, pero ella, aún con la adrenalina del momento en su sangre le respondió: "¡No gana nada con decirlo señora!", y continuó alzando la voz para que todos en el autobús la escucharan:  "¿Por qué nadie de las personas que venían aquí hizo algo? Si yo no hubiera hecho nada, en unas horas la habrían matado o terminarían vendiéndola, no podemos seguir haciendo como que no vemos, todos tenemos pequeños cerca, tenemos que ser más valientes por nuestros niños, ¿Qué tal si hubiera sido su hija, sobrina o hermana? Soy madre y me muero si a mi hija le pasa algo así¨.

La rápida acción de Maca y su valentía salvaron la vida de esta pequeña. ¿Cuántos casos habrá de niños que son sustraídos de sus familias para no volver a verlos? La seguridad de tus hijos es responsabilidad tuya; enséñale que es más importante salir de una situación potencialmente peligrosa que ser bien educado, dile que debe confiar en sus instintos y que si algo levanta sospechas que se aleje lo más pronto posible; asegúrate de que sepa su nombre completo, dirección y número de teléfono en cuanto pueda memorizar estos datos; practica con tu hijo, preguntándole cómo respondería en determinadas situaciones peligrosas.

Comparte esta nota con valiosa información con todos los padres de familia que conozcas. Recuerda dejarnos tus comentario y apoyarnos con un Me Gusta.

Fuente:
Beliefnet
Lacaja


Vía: www.porquenosemeocurrio.com
Sube al autobús y ve llorar a una niña. Al darse cuenta que es un secuestro decide hacer esto: Sube al autobús y ve llorar a una niña. Al darse cuenta que es un secuestro decide hacer esto: Reviewed by Frikies Bookies on 23:09 Rating: 5

No hay comentarios