Trabajador de hospicio no sabía que estaba siendo grabado cuando le hizo esto a una mujer anciana

La profesión de maestro(a) es una de las más bonitas y gratificantes, claro, siempre y cuando se tenga la vocación. Por más que algunas personas se encarguen de generalizar y manchar reputación, debemos aceptar que hay de maestros a maestros; algunos además de impartir conocimiento dentro del aula también dan grandes lecciones de vida a sus alumnos y les brindan las herramientas necesarias para enfrentarse a la vida. Muchos otros se preocupan por el bienestar de ellos y al ver que no tienen los recursos, son capaces de ofrecer o compartir un poco de lo que tienen, ya sea con alimentos, útiles, uniformes, etcétera. Cabe mencionar que lo que un profesor da a sus alumnos es sin esperar nada a cambio, por eso hemos mencionado que la profesión es sumamente gratificante cuando se tiene verdadera vocación, mirar a sus alumnos bien física y emocionalmente es la mejor paga que pueden tener.
Todos tenemos en la mente a un maestro que marcó nuestra vida por alguna u otra razón (esperemos sea por algo positivo) y aunque después de terminar la escolaridad se pierde la comunicación, algunos simplemente no olvidamos pues se convirtieron en personas muy importantes y queridas.
Como ejemplo tenemos a la Sra. Mary Adkins Redmond, una maestra de piano que dedicó muchos años a lo que siempre fue su pasión. Logró en sus alumnos no sólo el aprendizaje de notas musicales y canciones sino también inculcó en ellos valores y sobre todo amor, una forma positiva de ver la vida.
Entre sus alumnos más queridos destaca Joshua Woodard, un joven que comenzó a tomar clases con ella desde que tenía 8 años de edad. Cuando creció decidió trabajar en un hospicio y nunca imaginó que precisamente en dicho lugar se volviera a encontrar con la que por siempre sería su maestra favorita y que además esta fuese su paciente.


En ocasiones un ¨gracias¨ está por demás si las acciones demuestran más que gratitud. Es por eso que Joshua quiso demostrar el aprecio y agradecimiento que le tenía a su maestra cantándole himno “How Great Thou Art” (Cuán grande eres) y cantárselo a la Sra. Redmond. Únicamente con su voz, deleitó a la querida maestra, quien muy conmovida no lograba ocultar cuan orgullosa se sentía de su ex alumno.



Un familiar de la profesora captó y compartió tan conmovedor momento; decidió agregarle una frase que decía:
“Los trabajadores de hospicio son ángeles, sobre todo este auxiliar que le ha hecho pasar un momento hermoso e inolvidable a mi querida Mary, quien le ha hecho recordar con su hermoso canto su época de maestra, este momento ha sido una bendición”.
Después de compartir el vídeo, este se volvió viral en pocas horas y se ha visualizado más de 6 millones de veces.
Estamos convencidos de que la Sra. Redmond no olvidará nunca este gran gesto por parte de su ex alumno, la melodía de su voz la llevará por siempre en su corazón. Lo que captó la atención de todos fue su reacción pues en ningún momento mostró algo, simplemente susurró: ¨hermosa¨. Esta maestra sí que hizo un buen trabajo con sus chicos.
Aquí te compartimos el conmovedor momento:


¨Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida¨
COMPARTE este hermoso momento con tus amigos. J



Fuente: elclubdelospoetasmuertos.net


Vía: www.porquenosemeocurrio.com
Trabajador de hospicio no sabía que estaba siendo grabado cuando le hizo esto a una mujer anciana Trabajador de hospicio no sabía que estaba siendo grabado cuando le hizo esto a una mujer anciana Reviewed by Frikies Bookies on 20:41 Rating: 5

No hay comentarios