15 Cortos que se Convirtieron en Películas de Culto

Saw (2004)


Saw (2003) Short por CelticSnake
El corto: Saw (2003)
Comenzamos por lo que será una sorpresa para muchos: antes de inaugurar la franquicia de las trampas mortales, James Wan y el guionista Leigh Whannell pusieron a prueba sus artefactos (y la marioneta dePuzzle) en esta pieza breve. El dúo presentó Saw en el festival de Sundance, y la jugada les salió tan bien que volvieron a sus casas con un contrato con Lionsgate. Lo demás es historia.

THX 1138 (1971)


El corto: Electronic Labyrinth: THX 1138 4EB (1967)
Proseguimos con un ejemplo histórico de corto expandido en largometraje: el del debut de George Lucascomo director. Realizada con sendas ayudas del legendario montador Walter Murch y del amigo Francis Ford Coppola (por entonces, condiscípulo de Lucas), esta versión de THX cuenta prácticamente la misma historia que el largometraje, y resulta casi más ininteligible que aquel, si esto es posible. Lo único que se echa de menos: el cráneo rapado de Robert Duvall.

Posesión infernal (1981)


El corto: Within the Woods (1978)
Si la primera entrega de la saga de Ash te parece cutre (en sentido más entrañable de la palabra), espérate a ver este preludio que Sam Raimi rodó tres años antes por la módica cantidad de 5.000 euros ajustados. Además de para demostrar que el cineasta se las apañaba desde el principio con las cosas del cachondeo macabro, Within the Woods sirve como prueba de que la mandíbula de Bruce Campbell no es un efecto especial, aunque lo parezca.

Boogie Nights (1997)


El corto: The Dirk Diggler Story (1988)
Allá por los 80, un Paul Thomas Anderson de 17 años persuadió a sus amigos (y, lo más extraño de todo, también a su padre) para rodar un cortometraje basado en la vida de la estrella porno John Holmes, que había fallecido a causa del sida ese mismo año. Dejando de lado la ausencia de Mark Wahlberg y su fistropecador, este falso documental rodado en vídeo resulta mucho más ajustado a la historia real que el posterior largometraje, y por tanto mucho más trágico.

Sin City (2005)


El corto: The Customer Is Always Right (2004)
La mayoría de los cortos de este informe se convirtieron en largos gracias a la conjunción del talento, la suerte y un productor interesado. Pero la historia del embrión de Sin City es algo diferente: Robert Rodriguez y Josh Hartnett adaptaron este fragmento del cómic original para ofrecérselo a Frank Miller, y lograr así que el huraño artista les diera permiso para llevar su obra al cine. El resultado salió tan bien que fue usado como prólogo de la película, en la cual Miller (como todos sabemos) se implicó muy a fondo.

Frankenweenie (2012)


El corto: Frankenweenie (1984)
Estamos en 1984: una Disney más conservadora que nunca expulsa de su plantilla a Tim Burton, un joven director que ha realizado un especial televisivo muy humorístico y muy macabro sobre un perro resucitado cual Boris Karloff. Ahora, saltemos en el tiempo: 18 años después, la misma Disney produce por todo lo alto (y, esta vez, en formato stop motion) un largometraje basado en esa historia. ¿Qué ha cambiado? Pues los gustos del público, la actitud de la historia… Y el hecho de que Burton sea ahora uno de los directores más exitosos del mundo.

District 9 (2009)


El corto: Alive in Jo’Burg (2005)
Gastándose sus ahorros en los escasos cinco minutos de Alive in Jo’Burg, Neil Blonkamp y Sharlto Copley no sólo dieron el paso que les llevaría a Hollywood, vía Peter Jackson y una espléndida campaña de marketing viral. La pareja también se marcó un órdago a costa de la sociedad de su Sudáfrica nativa: muchas de las entrevistas que se recogen en este falso documental fueron reales, con los consultados hablando de la inmigración ilegal en el país.

Carne de neón (2010)


El corto: Carne de neón (2005)
Cinco años, cinco, tardó esta joyita tarantiniana firmada por Paco Cabezas en convertirse en una película larga, aunque su panorama de matones de medio pelo y de puticlubs de carretera como destino existencial pasó casi por entero al largometraje. Eso sí, señalemos que Óscar Jaenada y Victoria Abrilencarnaron en el corto a los personajes de los que más tarde se harían cargo Mario Casas y Ángela Molina.

Ladrón que roba a ladrón (1996)


El corto: Bottle Rocket (1994)
Como Wes Anderson es así de pachorrón, ni siquiera se molestó en cambiar el título de este cortometraje a la hora de titular (en inglés) su debut de larga duración. El director y sus inseparables Luke Wilson yOwen Wilson, por entonces condiscípulos en la Universidad de Texas, consiguieron que sus muy acaudaladas familias les sufragaran el primer tramo del rodaje. ¿Y cuando se acabó el donativo? Sencillo: el papá de los Wilson llamó a unos amigos de Hollywood, y estos compraron la opción de producir el largometraje.

Número 9 (2009)


9 – Short Film por dreadcentral
El corto: 9 (2005)
Volvemos a encontrarnos con el guarismo que va antes del 10 gracias a este trabajo de Shane Acker, que fue nominado al Oscar al corto de animación mostrándonos su universo de muñecos de trapo postapocalípticos. Y también volvemos a encontrarnos con Tim Burton: el autor de Bitelchús quedó tan impresionado con el trabajo de Acker que ayudó a producir la versión larga. Lástima que la película no fuera un gran éxito, y que los planes para una secuela se hayan desvanecido.

Napoleon Dynamite (2004)


El corto: Peluca (2003)
Mira que nos cuesta, pero es que el título del cortometraje con el que Jared Hess se puso por primera vez tras la cámara invita a hacer mil y un chistes sobre el pelazo de Jon Heder. Quien, por supuesto, aparece en Peluca en toda la gloria de sus gafas, sus dientes sobresalientes y sus “Gosh!”, aunque aquí su personaje se llame Seth. Para rebautizarlo con vistas a la versión larga, el director y su hermano Jerushatomarían prestado uno de los mil y un seudónimos de Elvis Costello.

D.E.B.S (2004)


El corto: D.E.B.S (2003)
“Esta película no es apta para aquellos a quienes no les guste ver a chicas guapas pegando tiros y enrrollándose entre ellas”, avisa el rótulo inicial de este corto de Angela Robinson. Y hemos de elogiar la honestidad de la directora, porque la versión breve de D.E.B.S se toma aún menos en serio a sí misma, si es que ello es posible, que el largo sobre colegialas espías lesbianas, si es que ello es posible. Por cierto, estamos ante otro corto que consiguió su paso a primera división gracias a una exitosa proyección en Sundance.

Half Nelson (2006)


El corto: Gowanus, Brooklyn (2004)
Una advertencia necesaria antes de que corráis a pulsar el play: Ryan Gosling no aparece en Gowanus, Brooklyn. Cosa que no nos extraña, porque Ryan Fleck y Anna Boden sufragaron el corto con sus ingresos como teleoperadores, algo que no da para contratar a ex estrellas de la factoría Disney. Elaborado como prueba de concepto para vender el guión, el corto fue aclamado en Sundance (dónde si no), y facilitó que sus autores pudiesen rodar la historia completa.

Camino a casa (2002)


El corto: Five Feet High And Rising (2000)
Algo olvidada hoy, Camino a casa ganó un premio en el Festival de San Sebastián, y fue nominada a cinco Independent Spirit Awards. No es una mala trayectoria, teniendo en cuenta que el director Peter Sollettcambió casi todo el guión de un día para otro tras conocer a Víctor Rasuk, el joven actor hispano que encarnó a Víctor Vargas, su protagonista, tanto en el largo como en el corto donde los espectadores le vieron por primera vez.

12 monos (1995)


El corto: La jetée (1962)
33 años de diferencia y un cambio de director (de Chris Marker a Terry Gilliam) no deben hacernos olvidar lo esencial: tanto el trabajo original, elaborado en blanco y negro con fotos fijas, como la colorista, frenética y delirante película con Brad Pitt y Bruce Willis son sendas obras maestras de sus respectivos autores, lo cual es decir mucho. Por cierto: el venerable Marker se ofendía, y mucho, cuando alguien osaba meterse con 12 monos en su presencia.
15 Cortos que se Convirtieron en Películas de Culto 15 Cortos que se Convirtieron en Películas de Culto Reviewed by Frikies Bookies on 21:23 Rating: 5

No hay comentarios